Che Vallemi

Letra de ENRIQUE TORRES.  Música compuesta por ELADIO MARTINEZ. Interpretado por RIGOBERTO ARÉVALOS y su TRÍO DE SIEMPRE.

CHE VALLEMI – MI VALLE

Oiméne tajy poty pe cerro omopytãmba,
oiméne hyakuã porã opárupi ka’aguy,
oiméne ku mainumby ovy’a ha isaraki
maymáva guyramimi ijayvu ha opurahéi
che py’águi ndojeivéi upe che Paraguaimi.

Estarán los lapachos floridos enrojeciendo el cerro,
un agradable aroma estará impregnado todo el monte,
estarán los colibríes  alegres y traviesos,
todas las aves estarán gorjeando y trinando:
de mi alma no se borra mi Paraguay querido.

Umi ysyrymimi panambi oñuãmba,
ha oime culantrilloita hembére ojere rei,
llantén peteĩteĩ ku hogue hovy asy,
hi’ári katu ipoty aguape kyryî guasu
ha iguýre iñanambusu ju’i rupi’aky.

Los arroyuelos en un abrazo cubiertos por mariposas
y un sin fin de helechos revistiendo sus orillas,
algún que otro llantén con hojas de un verde profundo,
encima los grandes y frágiles nenúfares floridos
y  debajo una gruesa capa de huevos de rana.
  
Ku asucena okúi rei hyakuãngue ne monga’u,
panambi hovy guasu oveve ñemi ñemi,
oiméne ku guyra’i opárupi ojaitypo,
eira ru’ã ono’õ yvotyre omburea
upéva ijeirarã oipyte ha ohykue’o.

Las fecundas azucenas con su aturdidora fragancia,
las azules mariposas que intentan ocultar su vuelo,
y estarán las avecilla anidando en todos los rincones.
Las abejas zumbando sobre las flores,
libando y recolectando lo que se convertirá el miel.
  
Oiméne hyakuã porã ku yvytu cérrogui oúva,
amambái ryakuã oguerúva ka’aru ro’ysã porã,
oiméne ijayvu joa umi ykuágui oúva,
iñakã ári oguerúva kambuchi ha hyakuã,
hi’ãnte chéve ahecha upe che valle ahayhúva.

La brisa que proviene del cerro estará perfumada
con el aroma del amambay que trae la fresca tarde;
En gran jolgorio estarán los que regresan del manantial;
sobre sus cabezas trayendo el cántaro y el aroma;
¡Cuánto anhelo ver aquel mi valle amado!.

Oiméne ynanbu sevói pe ñúre morotĩmba,
tetéu ijayvu joa jahasávo iñangekói,
hi’ã váicha che renõi che retãmi porãite,
ha oime che rembiayhukue che rechaséva avei,
che rayhúrõ gueteri ahayhu háicha ichupe.

Los lirios silvestres estarán blanqueando los montes
los teros se alborotarán incómodos al pasar a su lado.
Pareciera que me llama mi patria tan hermosa.
Y también mi antigua novia quiera verme
Si es que aún me ama como yo la amo.
  
El tiempo hatã oiko ñane akã omyapatĩ,
ñande rova omocha’ĩ ha ndaikatúi jajoko,
nahi’ãnte la amano mombyryete ndehegui,
aháne rohechami che akãme roguerekóva,
ha amõne ave che ahõva rohechaga’ugui aĩ.
  
El tiempo discurre raudo, encaneciéndonos,
surcándonos arrugas en el rostro sin poderlo detener;
no quisiera morir tan lejos de ti;
he de volver a verte; te tengo siempre presente
y llegan mis suspiros de añoranza hasta ti.